Liquidar la Sociedad de Gananciales

Liquidar la Sociedad de Gananciales

Liquidar la sociedad de gananciales, una de las causas más comunes por las que las parejas se ven en la obligación de acudir a los juzgados. Por ello en aras de ofrecer algo de luz sobre las características de este procedimiento vengo a resumiros de que consta.

Destacaremos dos fases:

  • Formación de inventario
  • Liquidación propiamente dicha

Primera Fase: La Formación de Inventario

Primeramente deberá presentarse en el juzgado de primera instancia que corresponda una propuesta de inventario junto a los documentos que justifiquen así como la petición de medidas sobre administración y disposición de los bienes.

Una vez que se ha admitido a trámite la solicitud de formación de inventario, las partes comparecerán ante el Secretario Judicial, debiendo comparecer los cónyuges, ya que si no lo hicieran, sin causa justificada, se les puede tener por conformes con la propuesta presentada de contrario.

Si en dicha comparecencia se llegase a un acuerdo, se consignará el mismo en acta y se abrirá la posibilidad de iniciar la segunda parte, la fase de liquidación.

Si en dicha comparecencia, los cónyuges no llegaran a ningún acuerdo se les citará a una vista para la celebración del juicio que terminará con sentencia donde el juez determinará, conforme a la prueba practicada en el juicio, el contenido del activo y del pasivo ganancial, sentencia susceptible de recurso.

Segunda Fase: La Fase de liquidación

Concluido el inventario y una vez firme la resolución que declare disuelto el régimen económico matrimonial, podrá iniciarse ante el mismo juzgado que conoció la formación de inventario, la solicitud de liquidación con el siguiente contenido:

  • Una propuesta de pago de las deudas que figuren en el pasivo
  • Los reintegros y reembolsos a los cónyuges
  • En su caso los derechos de atribución preferente
  • Los pago por deudas personales entre los cónyuges
  • Las adjudicaciones finales con formación de lotes, atribuyendo bienes y deudas concretos a cada uno de los cónyuges.

Como en la fase de formación de inventario, habrá una comparecencia ante el Secretario/a Judicial, con la finalidad de tratar de llegar a un acuerdo, o en su caso fijar las posturas de cada ex cónyuge. Si existiera acuerdo se dictará auto aprobando operaciones divisorias y ordenando su protocolización judicial.

La falta de acuerdo puede suscitarse sobre el avalúo y tasación de bienes, en cuyo caso se nombrará perito tasador. O sobre las adjudicaciones exclusivamente, en cuyo caso se nombrará un contador partidor, encargado de hacer los lotes correspondientes a cada ex cónyuge, partiendo de las valoraciones sobre las que ha habido acuerdo. O puede ser que la falta de acuerdo se suscite sobre ambas cuestiones, sobre el avalúo y sobre las adjudicaciones, en cuyo caso se nombrarán peritos tasadores y contador partidor.

Una vez que se hayan aprobado las operaciones divisorias por el contador partidor, se dará traslado a las partes del cuaderno particional, a fin de que puedan formular oposición al mismo, y si no lo hicieran se dictará auto aprobando las operaciones divisorias.

Si hubiera oposición al cuaderno particional del contador partidor, se convocará a las partes y a este a juicio. La sentencia que recaiga no tendrá eficacia de cosa juzgada, pudiendo los interesados hacer valer los derechos que crean corresponderles sobre los bienes adjudicados en el juicio ordinario que corresponda.

En definitiva, se trata de un procedimiento que puede demorarse mucho en el tiempo y que en función de los profesionales que finalmente participen será más o menos costoso.

Si necesitas liquidar tu régimen económico matrimonial no dudes en solicitar cita previa y te ampliaré más información sobre los plazos y honorarios que requieren dicho procedimiento.

Comments are closed.